suscribe: Posts | Comentarios | Email

¡Campeones!

0 comentarios

Campions3

Espero que me perdonéis los que no sois seguidores del Barça o a los que esto del fútbol os deja completamente indiferentes. Pero es que no he podido resistirlo… la de anoche fue la espléndida culminación de un año glorioso para todos los que nos sentimos identificados con los colores del Fútbol Club Barcelona. Ayer estalló la euforia blaugrana y, por todas partes en Catalunya, en muchos rincones de España -hasta en la Cibeles- allí por donde quiera que hubiese un seguidor del Barça y, cómo no, también en Roma se oía el mismo grito, la misma canción: ¡We are the champions! ¡Campeones!

Este es un fenómeno muy propio en el mundo del deporte… ya se trate de baloncesto, tenis, motociclismo o atletismo; aunque en el fútbol se vive de una manera especial. La afición se identifica hasta tal punto con el equipo, que la victoria de esos once chavales que corren con pantalones cortos tras un balón, es celebrada por millones de personas de toda condición (hombres, mujeres, niños, ancianos, sanos, enfermos, ricos o pobres) como si fuera propia; aunque quienes se han dejado la piel sobre el terreno de juego hayan sido ellos y no nosotros. A pesar de ello, cantamos ¡Somos campeones! La identificación es total y como que de alguna manera, nos vemos reforzados en nuestra autoestima o sentido de valor propio.

Sin duda, una de las historias bíblicas más conocidas, incluso por aquellos que no conocen la Biblia, es la del enfrentamiento desigual entre un joven pastor de ovejas (David) y un experimentado guerrero de dimensiones gigantescas (Goliat). J.D. Greear, uno de los nuevos valores fichados por theresurgence.com, escribe lo siguiente sobre el enfrentamiento de David contra Goliat:

Por regla general, la manera en que se enseña este pasaje es como sigue: ‘Al igual que David, nosotros también tenemos gigantes a los que hemos de hacer frente en nuestras vidas. A través del poder de Dios, podemos derribar a estos gigantes, tal y como David derribó a Goliat.’ Sin embargo, el propósito principal del relato no era simplemente señalar la capacidad que tenemos para derrotar a los gigantes que se nos presentan en la vida, sino más bien que el joven David, despreciado por sus hermanos, se enfrentó y venció al gigante que tenía completamente paralizado a Israel, y que por medio de su victoria todo Israel fue salvado (aunque ninguno de ellos, excepto David, levantó un solo dedo para luchar contra Goliat). Con todo, la victoria de David fue la victoria de todo Israel. De esta manera, David nos señala a Jesús; porque Jesús es el ‘gran David’ que venció al ‘gigante’ que representa nuestra separación de Dios.” (Leer original aquí).

Gracias a la victoria de Jesús en la cruz, venciendo al pecado y a la muerte, nosotros también somos vencedores. Su victoria es nuestra victoria y en él somos más que vencedores. Éste es el mensaje que encontramos en la Biblia, un mensaje que pretende explicarnos no tanto qué es lo que nosotros debemos hacer por Dios, sino más bien lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo. Como los once de Pep Guardiola o como David frente a Goliat, Jesús en la cruz del Calvario hizo todo el trabajo, y el crédito es para muchos otros. Es por su obra, no la nuestra, que somos salvos… es por lo que él hizo que nosotros, entonces, podemos presentarnos delante de Dios y recibir crédito… no por lo que nosotros somos o hemos hecho, sino por lo que Cristo es e hizo; y e base a esto cantar victoria.

Por lo tanto, nos anima Greear en su artículo, no tenemos que preocuparnos tanto de los llamados gigantes de la vida, ya sea la enfermedad o el fracaso en nuestra aspiración laboral. A través de la obra de Jesús en la cruz, la muerte ya no tiene poder sobre nosotros o la frustración personal no podrá hacer estragos con nuestro sentido de valor propio. En Jesús, ¡la victoria es nuestra!

Share

¿Cómo mejorar en tu predicación?

0 comentarios

Tim Keller

“La verdad es que no creo que sea una cuestión de habilidad exegética. Se trata más bien de que [a los veintitantos] eres incapaz de ver muchas cosas en el texto, porque todavía no has sufrido lo suficiente. Todavía no has tenido suficiente experiencia en la vida. No has tenido grandes fracasos que te han hecho abrir los ojos a la realidad de que eres mucho más pecador de lo que nunca llegaste a imaginar. Todavía no has tenido enfermedades realmente importantes. Simplemente, no has sufrido, todavía la vida no te ha roto. Así, esa misma habilidad exegética –leer la Biblia- que ahora haces a los 50, te da una mayor profundidad con el texto y… cuando predicas, lo haces mucho mejor de lo que lo hacías 30 años atrás. Yo no creo que la verdadera diferencia sea normalmente por exégesis o teología… sino más bien el hecho de tener un recorrido por la vida, de haber pasado tiempo con gente, de haber visto a esa gente morir…” (Tim Keller).

________________________

* Trascripción de The Gospel Coalition Panel Discussion traducida y adaptada  de unashamedworkman

Share

De Tapas (27/05)

0 comentarios

Bonhoeffer y la Gracia Barata 

Entrada con varios links que reflexionan sobre una de las figuras más influyentes (un gigante de la fe) del cristianismo contemporáneo.

_______________

El Ganso y el Cisne

Una mirada fugaz al pasado inmediato que precedió al gran avivamiento de la Reforma Protestante del s. XVI personificado en ese gran “reformador antes de la Reforma” llamado Hus.

_______________

Más sobre Bonhoeffer  

¿Realmente se puede abaratar la gracia?

_______________

Comprometidos con la Verdad 

Los amigos de descubriendoelevangelio.es han colgado este video en el que Paul Washer nos da un buen ejemplo de lo que ocurre cuando predicar deja de ser entretenimiento y se asume la urgencia de proclamar la verdad.

_______________

La Supremacía de Dios en la Predicación 

Reflexiones de Julio Martínez tras una refrescante lectura de un libro que, seguramente, se convertirá en un clásico para todo aquél que valore y quiera aprender más sobre la difícil tarea (arte) de la predicación.

_______________

Ocupar un lugar en la Plaza Pública

Entrevista de Joel Forster al Secretario General de la Alianza Evangélica Española sobre el papel que se supone los cristianos deberíamos ocupar en la vida pública en pleno s. XXI.

Share

Un Evangelio, muchas formas (1)

2 comentarios

42-15242476

Si hay algo en lo que merece la pena meditar es en el Evangelio de Jesús. Nunca debemos darlo por sentado ni suponer que ya lo hemos asimilado hasta el punto de no tener que escucharlo más.

En este artículo Tim Keller intenta responder a preguntas como: ¿hay un simple evangelio?, ¿debemos usar siempre el mismo esquema cuando lo predicamos?, ¿qué características tienen nuestros oyentes?, ¿qué es el Evangelio del reino?, etc.

La lectura puede resultar densa en algún momento, pero pocas cosas merecen tanto nuestro tiempo y esfuerzo como crecer en nuestra comprensión del Evangelio.  ¿Os atrevéis?

Un Evangelio, muchas formas (Tim Keller)

El Evangelio ha sido descrito como una piscina en la que un niño pequeño puede caminar y en la que a la vez un elefante puede nadar. Es tan simple que un niño podría entenderlo y a la vez suficientemente profundo como para mantener ocupadas a las mentes más privilegiadas. De hecho, ni siquiera los ángeles se cansan de mirarlo (1 Ped. 1:12) Los humanos no somos ángeles y, sin embargo, en vez de contemplar el Evangelio, discutimos acerca de él.

En la anterior generación los evangélicos estaban de acuerdo en qué era el “simple Evangelio”: (1) Dios te hizo y quiere tener una relación contigo, (2) pero tu pecado te separa de Dios. (3) Jesús cargó con el castigo que merecían tus pecados, (4) así que si te arrepientes de tus pecados y confías en él para tu salvación, serás perdonado, justificado, y aceptado gratuitamente por gracia, y tendrás su Espíritu hasta que mueras y vayas al cielo.

Hoy en día hay, al menos, dos críticas importantes a esta simple fórmula. Muchos dicen que es demasiado individualista, que la salvación de Cristo no nos vino a traer tanto la felicidad individual como la paz, justicia y una nueva creación. Una segunda crítica es la que dice que no hay un “simple Evangelio” porque todo es “contextual” y la Biblia contiene tantas presentaciones del Evangelio que existe tensión entre ellas. (more…)

Share

Creando cantera

0 comentarios

La_Masía_de_FC_Barcelona

Para cualquier buen culé que se precie como tal, La Masia es todo un símbolo de lo que el Barça representa bajo ese lema que lo define como “mucho más que un club.” A riesgo de acabar siendo una simple parodia de cronista deportivo, en estos días previos a la final de Roma, me resulta prácticamente imposible no hablar de fútbol y, mucho menos, no hablar del Barça. Según los expertos en esta materia, uno de los secretos del éxito del Fútbol Club Barcelona radica, precisamente, en La Masia.

El Barça que este año se puede hacer con el triplete (Liga, Copa y Champions), es un equipo de canteranos como lo son pocos equipos en la actualidad. Desde el jugador más letal en la delantera (Messi), pasando por el medio campo dirigido por los “dos petits” (Xavi y “don” Andrés), hasta la defensa (Piqué y el mismo capitán Puyol) y, cómo no, el guardameta Valdés… este equipo ha sido forjado en casa; sin olvidar, por supuesto, a su actual entrenador –ya casi legendario- Pep Guardiola.

¿Qué tendrá todo esto que ver con un blog de temática cristiana? Si continuas leyendo esta entrada, tal vez logres ver -de la mano de Steve Timmis- la relación que existe entre el espléndido trabajo forjado en casa y con los de casa por el Barça, con una de las tareas que nuestras iglesias (especialmente los líderes) no pueden descuidar, tal y como el apóstol Pablo le recordaba a uno de sus discípulos en 2 Timoteo 2:2.     (more…)

Share

De Tapas (20/05)

3 comentarios

Inspirados en A La Carte” de Tim Challies, hoy estrenamos una nueva sección… De Tapas. La idea es recoger y poner a disposición del lector (a gusto del consumidor) una serie de artículos que anunciamos como titulares, para que abran el apetito de quienes tengan un especial interés –y también dispongan del tiempo necesario- para leer con más calma el contenido sugerido. Ahora, sin más, os dejamos con esta primera selección de tapas… Bon profit!  

*****

La Alianza Evangélica y Protestante Digital presentan en rueda de prensa un libro de Estilo, para favorecer un trato más justo a los evangélicos en los medios de comunicación. Camino hacia la normalización religiosa.

_______________________ 

Joel Forster nos invita a pensar si vale o no la pena ponernos bíblicos ante el estado actual de cosas que mantienen en vilo a nuestra sociedad.

_______________________ 

¿Te has parado a pensar alguna vez si Jesús canta? En esta entrada en su blog, Jaaziel nos da alguna pista sobre lo que nos canta aquél que nos salvó.

_______________________

Expresar la fe por medio de la poesía (de una manera sencilla, profunda y seria) es posible… Soñar, Vivir es una buena muestra de ello.

Share

La tarea de un predicador

0 comentarios

john-piper

“La tarea del predicador es minimizar sus propias opiniones, explicar lo que la Biblia dice y aplicarlo a la vida de quienes le escuchan. La tarea del predicador es hacer todo esto de tal manera que te permita ver en la Biblia la base de sus opiniones; porque si no ves de dónde proceden, acabarás poniendo tu fe en [la palabra de] un hombre y no en la Palabra de Dios” (John Piper).

* Para leer el resto de este sermón puedes ir a aquí

Share

Hablar de lo que el mundo no sabe

0 comentarios

El 14 de abril de 1912, el mundo entero fue sacudido por la tragedia del Titanic. Años después, el famoso teólogo suizo Karl Barth (por aquél entonces un joven pastor de 26 años) reflexionaba sobre su manera de predicar antes y después de que el Titanic se hundiera:

TitanicDurante el tiempo que fui pastor… a menudo sucumbí a la tentación de tratar de caminar de cerca, junto a la congregación, pero de una manera equivocada. Tal era así que en 1912, cuando el hundimiento del Titanic sacudió al mundo, sentí que tenía que hacer de esa tragedia el tema principal para el siguiente domingo, lo cual resultó en una monstruosidad de proporciones similares.”

Fred Sanders (teólogo evangélico) escribe lo siguiente sobre aquél sermon de Karl Barth:

El Seminario preparó a Barth en la más clásica tradición del cristianismo liberal.  Pasó a ocupar el púlpito con un bagaje de ideas débiles, con insuficiente fundamento bíblico y, en última instancia, sin ninguna relevancia para la gente de a pie. En aquél sermón sobre el Titanic, se puede ver cómo trataba de hacer uso de su liberalismo para afrontar situaciones catástróficas. Le sirvió lo sufiente como para hablar del tema, pero poco más. El sermón fue un desastre, apenas se mantuvo a flote y acabó por hundirse de inmediato. Sin embargo, la carrera de Barth como predicador continuó adelante hasta que, a los pocos años, estalló la Primera Guerra Mundial; resultando ser un reto aún más titánico para el débil [¿debilitado?] cristianismo [con el que el joven Karl Barth había salido para el ministerio] después de sus años de estudio en el seminario. En esas circunstancias, Barth no pudo hacer frente al mundo real con la fina capa de compromiso bíblico que caracteriza al liberalismo teológico.

Fue en ese momento cuando dejó de predicar titulares, cuando paró de intentar decirle a su congregación cuál de los sistemas económicos era el que Dios desaprobaba o de tratar de adivinar qué es lo que Dios pretendia por medio del último desastre natural; a partir de allí empezó a predicar desde lo que él llamaba ‘el extraño nuevo mundo de la Biblia.’ Fue entonces cuando descurbió que tenia algo de qué hablar que el mundo todavía no sabía.”

*Traducido y adaptado de theocentricpreaching.com

Share

« Entradas Anteriores