suscribe: Posts | Comentarios | Email

¿Es el cristianismo fácil o difícil?

1 comentario

cs-lewisLa idea común que todos tenemos antes de convertirnos en cristianos es ésta. Tomamos como punto de partida nuestro yo ordinario con sus varios deseos e intereses. Luego admitimos que algo más –llámese “moralidad” o “comportamiento decente” o “el bien de la sociedad”- le hace reclamos a este yo: reclamos que interfieren con sus propios deseos. Lo que entendemos por “ser buenos” es someternos a estos reclamos. Algunas de las cosas que el yo ordinario quería hacer resultan ser lo que llamamos “malas”; pues bien, debemos renunciar a ellas. Otras cosas, que el yo no quería hacer, resulta ser lo que llamamos “buenas”; pues bien, tendremos que hacerlas. Pero en todo momento tenemos la esperanza de que cuando todas las exigencias han sido satisfechas, el pobre yo ordinario aún tendrá una oportunidad, y un poco de tiempo, de seguir con su vida y con lo que le gusta. De hecho, nos parecemos bastante a un hombre honrado que paga sus impuestos. Los paga, ciertamente, pero tiene la esperanza de que aún le quede un poco de dinero para vivir. Porque aún seguimos tomando nuestro yo ordinario como punto de partida.

(…)

El camino cristiano es diferente: más difícil, y más fácil. Cristo dice: dádmelo todo. Yo no quiero tanto de vuestro tiempo o tanto de vuestro dinero o tanto de vuestro trabajo: os quiero a vosotros. Yo no he venido a atormentar vuestro ser natural, sino a acabar con él… entregadme por entero vuestro ser natural, todos los deseos que creéis inocentes además de aquellos que creéis malos: lo quiero todo. Y a cambio os daré un nuevo yo. De hecho me daré a Mí mismo: mi propia voluntad se convertirá en la vuestra.

C.S. Lewis. Mero Cristianismo.

Share

  1. el lo quiere todo.

Deja un comentario